autos electricos

TESLA MOTORS Y EL PLAN DE ELON MUSK PARA SER EL HOMBRE MAS RICO DEL MUNDO SIN COBRAR NADA DURANTE 10 AÑOS

#TeslaMotors #Tesla #ElonMusk #AutosElectricos #JeffBezos #TeslaMotors #EnergiasRenovables

Si Tesla Motors multiplica por diez su valor hasta 2028, su fundador y CEO podría ganar una fortuna sideral. El gurú de la innovación proyecta un “all in” con sus ingresos. Cómo es el desafío que más motiva a Elon Musk.

Elon Musk podría superar a Jeff Bezos, el creador de Amazon, en el ranking de millonarios.

Elon Musk (46 años) quiere hacerlo otra vez. Cerebro de PayPal, rey de los autos eléctricos y pionero del turismo espacial, esta suerte de Iron Man de la vida real –por sus millones, su visión y sus proyectos “locos”– sube la vara nuevamente: promete no cobrar nada hasta que una de sus empresas alcance un crecimiento que hoy suena a epopeya.

Tesla, la automotriz insignia en vehículos eléctricos, anunció esta semana que no le va a pagar ni un solo dólar a Musk en la próxima década. Nada es nada: ni sueldo, ni bonos, ni extras, ni compensaciones por acciones. Ni un solo centavo de dólar. Pero… siempre hay un pero. Si en 2028 la compañía cumple la nueva meta de multiplicar por diez su valor actual, Musk se lleva “todo”. Y él se tiene una fe bárbara. “La única compensación de Elon será un pago al 100% por rendimiento, lo que asegura que únicamente será compensado si Tesla y todos sus accionistas lo hacen extraordinariamente bien. Dado que todos los empleados de Tesla tienen acciones, significa que la remuneración de Elon está atada al éxito de todos en Tesla”, aseguró la empresa en un comunicado.

El fundador de varias compañías líderes en tecnología tiene 46 años y decenas de proyectos exitosos (AFP/David Mcnew).

El plan a diez años de Tesla, y la ganancia de su fundador y CEO, tiene doce partes con objetivos encadenados. En el primero de esos tramos, la compañía debe alcanzar un valor de mercado de US$ 100.000 millones (hoy vale menos de USD 60.000, por lo que tiene casi que duplicarse) y aumentar sus ingresos en un setenta por ciento. Si todo marcha bien, Musk recibiría entonces USD 1.000 millones en acciones. Luego, el “market cap” de la automotriz debe crecer a un ritmo de USD 50.000 millones por período hasta alcanzar los USD 650.000 millones en 2028 (o sea, multiplicar por once su valor). Si hoy tuviera esa capitalización, sería la cuarta empresa del mundo detrás de Apple, Google y Microsoft, y la primera automotriz del ranking.

Si todo sale como Musk y los inversores planearon, en una década, él tendría acciones adicionales de su empresa por unos USD 55.800 millones, y una participación potencial en Tesla de 28,3%. A esa altura, su patrimonio neto rondaría los USD 184.000 millones (¡y eso solo contando a Tesla, solo una de sus tantas inversiones!), casi USD 80.000 millones más que lo que hoy tiene en su billetera el hombre más rico del mundo: Jeff Bezos, de Amazon (USD 109.000 millones, según Bloomberg). Claro que todo esto es futurología patrimonial y en una década pueden pasar muchas cosas. Por ejemplo que, de la nada, aparezca un nuevo competidor que se quede con todo; o varios players más chicos, que lleven a Tesla a una competencia feroz que aplaque su velocidad de crecimiento. O, si se habla de la fortuna personal de Musk, que Bezos u otro empresario sean aún más ricos. Todo podría pasar.

Además, los accionistas de Tesla quieren que Musk se quede y se concentre en hacer crecer el negocio, y parte de la nueva estrategia tiene que ver con eso: con retenerlo y motivarlo. Musk “continuará liderando la gestión de Tesla a largo plazo y al mismo tiempo brindará la flexibilidad necesaria para contratar a otro máximo ejecutivo bajo la responsabilidad de Elon en algún momento en el futuro”, asegura el proyecto, por las dudas. Es que a Elon, distracciones no le faltan. Además de Tesla, también encabeza varias empresas. Space Exploration, por ejemplo, es su compañía pionera en turismo espacial. Neuralink, en tanto, es un ambicioso proyecto que investiga conexiones entre las máquinas y los cerebros de las personas. Musk también lleva adelante la iniciativa de inteligencia artificial de código abierto OpenAI; y Boring Company, que diseña túneles para solucionar los problemas de tráfico. De esta última actividad nació la idea de otro de los monumentales proyectos de SpaceX: Hyperloop, un túnel de alta velocidad que uniría Nueva York, Filadelfia, Baltimore y Washington. También es el accionista de SolarCity, el mayor proveedor de soluciones de energía solar de EE.UU.; y de la empresa de biotecnología Halcyon Molecular. Queda claro: Musk está en todos lados.

Este Tony Stark de carne y hueso nació en Pretoria, Sudáfrica. Su padre es ingeniero y su madre, canadiense, es nutricionista. Muy joven se fue a vivir a EE.UU. –”donde las grandes cosas son posibles”, según él mismo creía–, y consiguió una beca para la Universidad de Pensilvania. Allí estudió Administración de Empresas y Física. En 1995, con su hermano Kimbal como socio, fundó Zip2, una empresa de servicios web para medios de comunicación. Cuatro años después, Compaq la compró por USD 300 millones. Luego, fue la cabeza detrás de PayPal, la plataforma que revolucionó los pagos digitales y que le vendió, en 2002, al gigante eBay por USD 1.500 millones. Elon embolsó USD 150 millones y corrió a fundar SpaceX y Tesla.

Tiene seis hijos y tres matrimonios… o algo así. De Justine, la madre de sus herederos, se separó en 2008: ella lo acusó de workaholic. Dos años después, se casó con la actriz inglesa Talulah Riley. Se divorciaron en 2012, pero se volvieron a casar un año después. No duró: en 2016 fue la ruptura definitiva. Su última pareja fue otra actriz, Amber Heard, ex de Johnny Depp. Duró menos aún: apenas un año.

Tantas similitudes tiene con Iron Man que hasta hizo un cameo en una de las películas que protagoniza Robert Downey Jr. El rey de la innovación ahora se desafía y hace un “all in” con sus ingresos. Igual, no va a pasar hambre: ya tiene un patrimonio de USD 21.000 millones. Pero está claro que este desafío nada tiene que ver con los billetes: este “a todo o nada” a favor del éxito de Tesla es, sin dudas, la mayor motivación de Musk.

FUENTE: INFOBAE

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

To Top
Shares