energía eólica

Ingresos eólicos: una fuente de ingresos adicionales para propietarios de campos

#EnergiaEolica #WindEnergy #WindPower #WindEnergyServices #Crea #ValorSoja #Campo #Agro

El gobierno nacional estableció el marco normativo a partir del cual será posible que propietarios de campos comiencen a obtener ingresos adicionales a cambio de ceder una pequeña porción de superficie para la instalación de parques eólicos.

“Se están evaluando proyectos de factibilidad eólica en diferentes campos de la zona pampeana para inversores potenciales”, indicó Mathias Thamhain, socio gerente de la filial local de la consultora eólica estadounidense EAPC Wind Energy Services, en un artículo publicado en la última edición de la Revista CREA.

La velocidad y disponibilidad de vientos presente en un campo es un factor crítico para desarrollar un parque eólico. Pero otras variables vitales son la cercanía una línea de extra-alta y alta tensión, contar con buenos accesos (cercanía de rutas), escala y morfología del campo y propietarios con papeles del establecimiento en orden, entre otros aspectos.

La gestión de un emprendimiento requiere una evaluación eólica, estudio de impacto ambiental, permiso eléctrico, permiso de construcción y estudio civil, entre otros aspectos. Si todo sale bien, el siguiente paso consiste en firmar un contrato de usufructo con el propietario del campo (que suele tener una extensión mínima de 20 años). El factor confianza es vital al tratarse de un acuerdo de largo plazo.

“Una escala mínima para realizar un parque eólico es de unas 500 hectáreas. En esa superficie es posible implementar un emprendimiento del orden de 30 megavatios (MW)”, explicó Thamhain, quien además es profesor de la Escuela de Administración y Negocios de la Universidad de San Andrés.

Durante la etapa de construcción, que se puede extender durante uno a dos años, puede llegar a afectarse alrededor de un 30% del área total del campo debido al movimiento de tierras, almacenamiento de equipos y grúas, entre otras cuestiones. En este período es usual que el propietario del campo reciba una compensación económica por el lucro cesante de la tierra (que depende del tipo de acuerdo realizado entre las partes).

Una vez finalizada la obra, la ocupación total del emprendimiento, considerando la subestación eléctrica y las turbinas con un potencia de 3,0 MW cada una, es del orden del 3% del área total. “Es decir, para una superficie de 500 hectáreas, estaríamos hablando de unas 15 hectáreas”, comentó Thamhain.

Los precios adjudicados a los proyectos eólicos del primer tramo del programa RenovAr se ubicaron en un rango de 46,0 a 67,2 u$s/MWh. El precio promedio ponderado de los parques bonaerenses fue de 54,7 u$s/MWh.

En el sur bonaerense –según Thamhain– un parque puede generar en promedio unos 4000 MWh/año. Con un precio de 54 u$s/MWh, el ingreso total del emprendimiento sería entonces de 216.000 dólares anuales por megavatio instalado. Al propietario, según el acuerdo realizado, suele corresponderle 1,0% a 1,5% del ingreso total, que, en el caso planteado, equivalen a un valor de 2160 y 3240 u$s/MW/año respectivamente. Es decir: 64.800 y 97.200 dólares por año para un parque de 30 MW (4230 y 6480 u$s/ha por un período de veinte años).

“Los contratos pueden realizarse con precios fijos en dólares, precios variables en función de un porcentaje determinado de la facturación de la operación o un modelo mixto que integre ambas alternativas”, señaló el especialista.

¿No es un porcentaje muy bajo? Thamhain asegura que no. “La inversión inicial del emprendimiento es muy elevada: del orden de 1,50 millones de dólares por megavatio; además, la inmovilización de capital es importante, porque entre la firma del contrato y el primer ingreso pueden pasar hasta dos años o más”, comentó.

Fuente: Valor Soja/Crea

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

To Top
Shares